Translate

jueves, 16 de agosto de 2018

Otra + de Radiohead

De nuevo recibimos la visita de Radiohead, una banda que siempre es muy bienvenida entre nosotros, en esta ocasión el motivo es su disco Amnesiac.

Amnesiac fue publicado en junio de 2001, cuando la carrera de la banda ya estaba plenamente consolidada, tras un final de década de los 90 realmente magnífico con trabajos como OK Computer y Kid A.



Con el álbum que hoy os presento inician el nuevo siglo y aunque sigue los esquemas de su predecesor, Kid A, en este creo percibir la suma de nuevos recursos a su extensa paleta de colores sonoros, a su mezcla de estilos e influencias diversas. Así se puede apreciar como sonidos electrónicos, se funden con influencias del mundo del jazz y del rock progresivo tradicional y como el uso de las guitarras es más intenso que en su anterior trabajo.

Amnesiac tuvo un buen recibimiento tanto por parte de la crítica especializada, como del público en general, poniendo a Radiohead como una de las bandas británicas más famosas a nivel mundial del nuevo siglo. 

Del álbum se extrajeron diversos singles con notable éxito, entre ellos el que ilustra sonoramente esta entrada, Pyramid Song, una magnífica pieza que quiero dedicar a mis amigos Juan Antonio y Paloma, por ayudarme a descifrar su grandeza.


viernes, 10 de agosto de 2018

Novedad: El Tubo Elástico - Impala

Si miramos los últimos artículos se podría decir que la Nostromo lleva unas semanas aparcada en los años 70 del siglo pasado, cosa que me alegra y me satisface enormemente, pues como bien sabéis soy un enamorado de esa década. Pero nuestra visión de amplio espectro periférico no puede dejar de observar otros tiempos que también aportan mucho, muchísimo, a nuestro universo musical.

Hoy os voy a hablar de una novedad que aun está caliente, recién salida del horno. Se trata de una de las bandas amigas de nuestro humilde proyecto, los chicos de Jerez de la Frontera, El Tubo Elástico. Hace pocas semanas presentaban su segundo trabajo Impala, el cual ahora mismo suena mientras redacto esta entrada, y como suena!!



Rock progresivo actual, fresco y dinámico, con ese regusto a los tiempos dorados, a los que con toda justicia hace honor. Dignos sucesores de toda la escuela más clásica del progresivo mundial del siglo pasado. Entre sus temas se pueden apreciar toques sinfónicos, mezclados a otros cercanos al jazz-rock, también esencia de música electrónica con ligeros guiños al metal progresivo y al hard clásico.

La calidad de sus composiciones y la armonía de sus ritmos ponen de relieve una vez más, que estamos ante una de las grandes bandas españolas contemporáneas. Una formación que con Impala nos demuestra encontrarse en un momento muy dulce de su carrera y tocados por la varita mágica de la inspiración. Esto queda sobradamente reflejado en los 6 temas, todos instrumentales que componen el disco.

La suma de todos ellos da como resultado un disco de los llamados redondos, de esos donde nada falta y nada sobra. Después de esta primera toma de contacto, encuentro muy acertada la selección de los temas que componen el álbum, si tuviese que destacar uno, así a bote pronto, me decantaría por El Acelerador de Picotas, una de aquellas composiciones que emocionan desde el primer momento.

El Tubo Elástico sigue compuesto por Vizen Rivas a las guitarras y sintetizadores, Carlos Cabrera a la batería y percusiones, Daniel González a las guitarras y sintetizadores y Alfonso Romero al bajo y los sintetizadores.

Os dejo pues con ellos y con Impala, en mi opinión un firme candidato a meterse entre los mejores discos del progresivo de 2018. El tema elegido es, como no podría ser de otra manera, El Acelerador de Picotas. A disfrutar!




+ Información:

 https://eltuboelastico.bandcamp.com/releases

 https://www.facebook.com/ElTuboElastico/home

domingo, 5 de agosto de 2018

Mirando a los 70: Jordi Sabatès

El mes de agosto ya está bien asentado entre nosotros y con él, como no, llevamos unos días de calor asfixiante, en realidad nada que no sea común en todos los veranos, aunque parece que nos olvidemos de un año a otro.

Pensaba yo por donde seguir el viaje, ahora ya prácticamente sólo musical, de nuestra nave. El ritmo es ahora más lento, pero quiero mantener estas constantes vitales, que aunque más pausadas nos permitan mantener el contacto.



En está búsqueda de propuestas nuevas el abanico de posibilidades es enorme, casi infinito, pero al final me he decidido por seguir explotando la década prodigiosa del rock progresivo: los años 70.
Y justamente en esta últimas semanas me han llegado nuevas propuestas de esa época, la cual parece no tener fin, como esta que os presento, el disco Ocells del més Enllà de Jordi Sabatès.

El disco fue publicado en el año 1975 y a pesar de no encontrarse entre los trabajos más conocidos del panorama musical del progresivo español, estamos sin duda, ante un disco de una calidad enorme, compuesto por unos excelentes temas que van desde jazz, al rock de corte sinfónico sin dejar al margen otras claras influencias, como los ritmos brasileños y el flokclore catalán mediterráneo.

Jordi Sabatès era ya en los 70 un músico muy experimentado que había colaborado en mil y una historias diferentes. Con bandas como Picnic y OM; con Pau Riba en su aclamado trabajo Dioptria; con cantautores como Ovidi Montllor, Pi de la Serra o Maria del Mar Bonet y también por esos años fundó su propio grupo Jarka.

En Ocells del més Enllà, Jordi se acompaña de un gran elenco de músicos, allí encontramos a Toti Soler a la guitarra española, a Manuel Elias al bajo, Iván Bargas a la batería, Ricard Sabatès a la guitarra eléctrica, Gustavo Quinteros a la percusión y Erica Norimar a la voz.

 Recuperamos esta gran obra recordando el tema que da nombre al disco, tema que se desarrolla en tres movimientos, con la duración de una casi suite, unos 15 minutos sin nada de relleno.


sábado, 21 de julio de 2018

Mirando a los 70: Gong II

Siguiendo con la historia de Gong. A mediados de los 70 Deavid Allen decidió abandonar la banda debido a que padece un alto grado de agotamiento, con él se fueron también su compañera Gilly Smyth y otros componentes. Se estaba cerrando el período clásico de Gong.

Esta situación dio paso a una etapa de cierta inestabilidad durante la cual el grupo pasó a estar liderado en cierta manara por Steve Hillage, a pesar de que él no se sentía cómodo en esa faceta, de ahí la brevedad de su liderazgo.



Finalmente, sería el percusionista Pierre Moerlen el que pasó a ejercer esa función y con él Gong experimentó una evolución sustancial de su sonido. Sus composiciones dejaron de lado el componente más psicodélico y experimental, adquiriendo unos sonidos más cercanos al jazz y a los ritmos étnicos.

La primera muestra de dicha evolución la encontraríamos en el disco Shamal, publicado en el año 1976, un disco muy interesante, pero casi sin nada que ver con los trabajos anteriores de la banda. En ese álbum encontramos aún la colaboración, de una u otra manera de casi todos los componentes de las antiguas formaciones de Gong, pero algunos de ellos participaron ya como invitados.

En los siguientes años sería Moerlen quien llevaría la manija de la banda, llegando incluso a poner su nombre al grupo: Pierre Moerlen's Gong. Con esa denominación se publicaron entre finales de los 70 y la década de los 80 un buen puñado de discos. En los que contó además con grandes músicos invitados como Allan Holdsworth, Mike Oldfield, Steve Winwood, Mick Taylor o el antiguo componente del grupo, Didier Malherbe.

Por su parte Allen no volvería ponerse de nuevo al frente de Gong hasta casi la década de los 90. Si no contamos con la corta experiencia del año 1978 publicada bajo el nombre de New York Gong: About Time.

Ilustramos sonoramente el recuerdo de la banda liderada por Pierre Moerlen con una pieza del álbum Shamal, justamente la que presta su nombre al disco.



sábado, 14 de julio de 2018

Deep Purple - Mark VI

Seguimos con la historia de la mítica banda Deep Purple y seguimos inmersos en los años más complicados del grupo. A finales de 1993 Blackmore abandona la banda en mitad de la gira de presentación del The Battles Rages On. Delante de ese panorama se tomó la decisión de suspender temporalmente la gira, al menos mientras se buscaba un sustituto fiable para la vacante.

El guitarrista elegido para ocupar el puesto de Richard fue Joe Satriani, un excelente instrumentista que supo plasmar el espíritu de la banda en su labor, aportando además su sello personal. El estreno de Satriani tuvo lugar el 2 de diciembre de 1993 en Japón.


Gracias a la buena disposición de Joe el grupo pudo cumplir con todos sus compromisos contractuales, dejando muy buenas sensaciones entre los miles de aficionados que acudieron a sus conciertos. La integración del guitarrista en la banda fue tal que incluso se llegó a pensar en él como miembro permanente, pero se encontraron con la realidad de que Satriani debía cumplir los compromisos adquiridos con su casa discográfica.

Joe se despidió definitivamente de los Purple en julio de 1994 en un concierto en Austria, pero antes de su partida recomendó al guitarrista que ocuparía su puesto y que además daría mucha estabilidad a la banda: Steve Morse.

Con Satriani la formación no publicó nuevo material de estudio, pero sí que se editaron algunos videos de conciertos de la gira, sirva este que os propongo como muestra de esa colaboración.








domingo, 8 de julio de 2018

Mirando a los 70: Gong

Fijo una vez más la atención en esa década tan importante para mí en todo lo relacionado con la música, y lo hago repescando a una vieja banda a la que nunca preste la debida atención: Gong.

Su propuesta inicial de rock psicodélico, experimental y espacial no llegó a motivarme lo suficiente, a pesar de que reconocía la valía de muchos de los músicos que pasaron por sus filas. Pero como dice el refrán:"más vale tarde que nunca" y en este caso me lo aplico sin ningún problema.

Gong fue una banda de largo recorrido con infinidad de cambios en su formación y que en su dilatada trayectoria ha pasado por todo tipo de situaciones. A nivel musical también han tocado diversos estilos dentro del concepto genérico de rock progresivo, si bien los más reconocidos o los que le dieron un éxito más rotundo fueron los ya mencionados y relacionados con la psicodelia y el rock espacial.



Sus inicios se remontan a finales de los años 60 cuando Deavid Allen, músico australiano fundador de The Soft Machine, tiene problemas para entrar en el Reino Unido y decide quedarse a vivir en París. Por aquella época fundó Gong con Didier Malherbe a los instrumentos de viento, Rachid Houari a la batería, Christian Tritsch al bajo, su compañera Gilli Smyth a las voces y el propio Allen como vocalista y a las guitarras.

Con esa formación más la colaboración de diversos músicos invitados publican Magick Brother su primer disco en el año 1969. En estos primeros años Gong permanece bastante estable y solo se produce el cambio de baterista obligado por la marcha de Houari, entrando en su lugar Pil Pyle renombrado percusionista procedente de la escena Canterbury.

En el año 1972 se inició la que sería a la postre la etapa más clásica y conocida de la banda que quedó reflejada perfectamente en la trilogía Radio Gnomo Invisible.

La primera parte de dicha trilogía la compone el trabajo Flying Teapot publicado en el año 1973 con unos Gong formados por Allen como vocalista y guitarra, Tritsch que pasó a ocuparse también de las guitarras, Malherbe a los saxos y flauta y Gill Smyth a las voces. A los que se suman nuevos integrantes que enriquecen el sonido de la banda, Laurie Allan a la batería en sustitución de Pyle, Steve Hillage a las guitarras, Francis Moze al bajo y teclados, Tim Blake a los teclados y voces, y finalmente reingresa en la formación Houari a las percusiones.

La segunda parte se publicó en el mismo 1973 bajo el nombre de Angels Egg y con casi la misma base de músicos y estos cambios: Christian Tritsch miembro fundador de la banda la deja definitivamente, el del batería Laurie Allan, con una personalidad muy inestable, decidió abandonar el proyecto siendo reemplazado por Pierre Moerlen, figura que ocuparía un lugar muy relevante en el futuro de la banda, Mike Howlett sustituyó a un problemático Moze en el bajo y Mireille Bauer a las percusiones.

En el año 1974 cierran la trilogía con You, probablemente el disco más celebrado de Gong y el más reconocido mundialmente. En esta ocasión la formación se mantiene en su totalidad sin cambios entre sus componentes, a la vez que se suman dos nuevos integrantes, Benoït Moerlen a las percusiones y Miquette Giraudy a las voces.

Cierro aquí este pequeño repaso a la biografía de Gong centrada en esta primera etapa y la más exitosa del grupo, la historia continuó unos cuantos años más, con muchos cambios, bandas paralelas y proyectos diferentes, pero eso lo dejaremos para capítulos posteriores.

Para cerrar el artículo os propongo uno de mis temas favoritos del disco You que lleva por título Master Builder. Hay que liberar la mente y dejarse llevar...



domingo, 17 de junio de 2018

Sigo aquí y Bowie también.

En estas semanas de retiro han pasado varias cosas en mi vida que han afectado a la marcha y la regularidad del blog. Algunas son positivas y otras muy negativas, pero la vida es así, ya sé que suena a tópico, pero si analizamos los parámetros que rigen nuestra existencia veremos que siempre nos movemos por esos valores.



Voy a intentar retomar un ritmo lo más regular posible, con la intención de mantener la órbita de la Nostromo lo más estable posible, pero me parece que será difícil mantener la frecuencia de comunicaciones que he mantenido durante estos primeros cinco años de viaje.

Aunque las comunicaciones fallen, aunque la nave pase a menudo por zonas de oscuridad absoluta, voy a intentar contactar con vosotros con toda la asiduidad que me sea posible. La Música siempre estará de nuestra parte y será ese cordón umbilical virtual que nos mantendrá unidos.

El peregrinaje de nuestra nave "hasta el infinito y más allá" se mantendrá mientras todos tengamos algo que explicar, algo que proponer, un tema o una banda por descubrir y el amor incondicional por el rock progresivo, en toda la amplitud que ofrece su definición.

Quiero retomar la marcha con el tema superclásico de David Bowie, Space Oddity en una original y emocionante versión. Con vuestro permiso lo quiero dedicar a dos estrellas que finalmente ya brillan juntas en el cielo de mi universo