Translate

martes, 27 de agosto de 2019

Nueva comunicación: NHU

La nave Nostromo sigue su viaje por las regiones más remotas y desconocidas del universo. Las comunicaciones cada vez son más escasas, pero todos sabemos que estamos ahí. Siempre se podrá consultar el cuaderno de viaje y rememorar los grandes momentos vividos durante estos 5 años.

Desde aquí intentaremos reparar los módulos averiados y mantenerlos en condiciones para que estén disponibles para todos. Y de vez en cuando, cuando las perturbaciones siderales lo permitan contactaremos de nuevo, para ofreceros las novedades que encontremos en nuestro camino.

Nuestros canales de comunicación procuraremos que sigan abiertos, a pesar de que las dificultades nos resten mucha fluidez en ellas.



Hoy hemos recibido un contacto procedente de España y más concretamente de Galicia, fechado de salida en el año 1978. En el se nos presenta una vieja banda de rock progresivo de nombre NHU, con un recorrido muy corto en el tiempo, pero con un disco publicado en aquel año que puede hacer las delicias de muchos de nosotros. El nombre del álbum es el mismo que el de la banda NHU.

En él se aprecia un rock progresivo de corte sinfónico, repleto de sonoridades de la época, con mucho órgano Hammond y poderosas guitarras, todo apoyado con una fina y engrasada sección rítmica de bajo y batería.

La aportación cantada es muy testimonial y predominan los pasajes instrumentales, donde se mezclan el citado sinfonismo melódico con aportaciones cercanas a la psicodelia e influencias del rock progresivo británico.

Esperamos que la propuesta os parezca interesante y os haga disfrutar de buenos momentos. Os dejo una muestra, se trata del tema que abre el disco Na Terra do Verde Chan, uno de los cortes más sinfónicos del álbum.



domingo, 23 de diciembre de 2018

Nuevo mensaje procedente de la Nostromo

La Nostromo está entrando en la regiones más remotas y desconocidas del Universo, donde reinan la oscuridad y el silencio más absolutos, la nave sigue con su interminable viaje hacia lo desconocido.

Pronto no será más que un eco lejano, perdido en la inabarcable inmensidad del vacío cósmico más contundente. Nuestro hogar, La Tierra, es ya un débil recuerdo de unos tiempos pasados que ya no volverán. Los últimos objetos cotidianos de origen terrestre, que nos acompañaban en nuestro viaje, se perdieron en el último accidente, ocurrido años atrás mientras atravesábamos la región de Icarus.

Solamente pudimos salvar un viejo equipo de música y nuestra colección de cedes, la mayoría ya muy desgastados por el uso intensivo que siempre les dimos. Son nuestro alimento para el alma, lo único que nos mantiene con fuerza para seguir adelante, y no rendirnos ante el desolador panorama que tenemos delante.

Buscando y rebuscando entre esos archivos sonoros, uno siempre encuentra alguna joya del lejano pasado, que sirve para levantar el ánimo de la tripulación. Recuerdos de los olvidados siglos XX y XXI, unos tiempos en los que la música alcanzó las más altas cimas de belleza e inspiración. Luego se entraría en los lúgubres siglos de oscuridad y persecución, donde todo lo relacionado con el arte, la creatividad y la belleza fue prohibido y borrado de la cultura popular.

Nuestra amada Tierra la habíamos convertido en un lugar frío e inhóspito, insolidario y cruel, sin recursos naturales para poder mantener a toda su población, abocada a una lenta, pero inexorable agónica muerte.

Los últimos supervivientes huyeron de un terrible final hace ya más de tres siglos, a bordo de la nave Nostromo, nosotros somos sus herederos que generación tras generación luchamos para seguir el viaje, no sabemos bien a donde, y mantener viva su memoria.

Desde lo más recóndito del Universo mandamos este mensaje a quien le pueda llegar, no sabemos como estará ahora nuestro planeta, pero en lo más hondo de nuestra alma todos soñamos con poder regresar algún día.

Nave Nostromo, en algún día de no sabemos que mes, sobre el año 2458.



Después de este microrrelato, de más que dudosa calidad y producto de unos momentos con las defensas bajas, os quiero presentar la última banda que está entrando justo estos días en mi universo musical, se trata de los noruegos Wobbler. Está formación será una de las invitadas al próximo Minnuendö que se celebrará en Peralta (Navarra) el 11 de mayo de 2019.

Por lo que he podido investigar se trata de un grupo muy interesante, que cultiva un rock sinfónico actual, pero repleto de recuerdos de la época dorada del género. Utilizan mucho teclado analógico de los años 70, aquellos teclados que nos marcaron a todos: mellotron, órgano Hammond, piano eléctrico Fender, sintetizadores Mini Moog y ARP, etc.

Creo que hablaremos en más de una ocasión de estos chicos, porqué realmente lo merecen. De momento os dejo un gran tema de su trabajo más reciente: From Silence to Somewhere del año 2017.
El tema se llama Fermented Hours.

Con mis mejores deseos para estas Fietas!






sábado, 24 de noviembre de 2018

Novedad: Yezda Urfa

Otra banda de los 70 que sumamos a nuestro universo, se trata de Yezda Urfa, una formación original de Estados Unidos con un corto, pero a la vez muy interesante proyecto.

Yezda Urfa planta su semilla original en el ya lejano año 1973, en la ciudad americana de Portage. Su música es una suma de estilos e influencias, que van desde el rock sinfónico más clásico al rock experimental, con toques folks, pinceladas de jazz y esencias de múltiples tendencias de la onda progresiva.



En estos pocos años de vida publicaron dos trabajos, aunque de una forma un tanto irregular y pasando muy desapercibidos. En mi opinión, si han llegado ahora a un mayor nivel de reconocimiento es gracias a las reediciones posteriores.

El primer trabajo fue publicado en 1975 bajo el formato de demo con el nombre de Boris. El segundo titulado Sacred Baboon se publicó al año siguiente. Como mencionaba anteriormente ambos han sido reeditados en formato cd con posterioridad, Sacred Baboon en el 1992 y Boris en 2004.

Hasta mí ha llegado el segundo álbum y os puedo asegurar que me ha despertado el interés desde el primer momento. Por su original sonido y esa mezcla de influencias tan diversas, con una instrumentación de clásica banda de rock, a la que suman instrumentos más originales como la mandolina, el xilófono, la marimba o el violonchelo. Con unos juegos vocales muy interesantes, y una voz principal que me recuerda mucho a la de Jon Anderson,

Y claro está, esos pequeños guiños a grandes bandas del imaginario del rock progresivo. Percibo notas de Yes y de Gentle Giant, pero también de Genesis, de Oldfield y hasta del maestro Zappa.

La muestra la pone este tema que cierra el disco Sacred Baboon, el magnífico 3, Almost 4, 6, Yea.





jueves, 8 de noviembre de 2018

Nostromo a Tierra: Pearl Jam

La Nostromo sigue su viaje aunque ahora la comunicación con el centro de control es más esporádica, debido a las diversas zonas oscuras que vamos atravesando. Las distancias se hacen cada vez más largas y todo es oscuridad a nuestro alrededor Un ensordecedor silencio es nuestro más fiel compañero de viaje: el silencio de lo infinito, el silencio de lo inmenso, de lo inabarcable para la mente humana.

Esta falta de sonidos naturales nos permite escuchar la música con una concentración especial, fijándonos en matices que antes pasaban inadvertidos. En esta riqueza sonora encontramos las fuerzas para seguir adelante, es eso y la atracción por lo desconocido lo que nos mantiene con la energía necesaria en el día a día.

Todo esto para no reconocer que publico menos porqué cada día soy más vago, JAJAJAJA!



Como siempre a mi ritmo, hace pocos días ha llegado a mi universo sonoro este disco: Ten de Pearl Jam y ha entrado muy fuerte, me parece una maravilla, rock puro, sin más, de aquel que va directo al corazón.

Pearl Jam fue una de las bandas más interesantes de los 90, está etiquetada dentro del movimiento Gounge y Altenativo, como Nirvana o Soundgarden, aunque su sonido posee una esencia más melódica. Su mayor producción se produjo en los años 90, etapa en la que publicaron sus mejores discos, algunos alcanzando grandes dosis de popularidad.

Por ahora me centro en este gran debut: Ten del año 1991. Fue una manera espectacular de comenzar su carrera musical y el tiempo no ha hecho más que envejecerlo con solera.

Hoy rock directo en vena con Pearl Jam, Ten y el tema Alive.


viernes, 26 de octubre de 2018

Jon Anderson: Olias of Sunhillow

Era otra de mis asignaturas pendientes, a las que parecía que nunca le iba a llegar su momento, pero finalmente pude prestarle la atención que sin duda merecía, y os puedo asegurar que esta ha sido intensa en estos últimos días.

Y es que por fin le llegó el turno, al primer disco publicado en solitario por el cantante y miembro fundador de una las bandas claves del rock sinfónico de los años 70, Yes. Se trata del álbum Olias of Sunhillow del maestro Jon Anderson.



El disco fue publicado en el año 1976 y todo el merito recae solo en la figura de Anderson, que además de componer todos los temas del disco, se ocupó de tocar todos los instrumentos que aparecen. Instrumentos de lo más variado que van desde el bajo eléctrico, a las percusiones, pasando por las guitarras, los teclados, la flauta, la mandolina o el arpa, y por supuesto su personalísima voz.

La música es toda una evocación a lugares de fantasía desbordante, como un relato místico con una magnífica vena poética, que trasladan al oyente a espacios sonoros de gran belleza. Notables influencias de ritmos del lejano oriente y de la música celta, se mezclan con sonidos electrónicos en una memorable armonía.

Es un álbum conceptual que narra la historia del largo viaje de una raza extraterrestre a la búsqueda de un nuevo hogar, después de que su planeta quedara destruido por una catástrofe. Olias es el navegante elegido para trasladar a su pueblo a su nueva casa. Esa es, explicada muy sucintamente, la aventura fantástica que narra el trabajo de Jon Anderson.

Una muestra de este excelente disco de presentación en solitario de Jon, la tenemos en este fragmento de la obra.


domingo, 14 de octubre de 2018

The Musical Box: A Genesis Extravaganza (1970-1977)

La banda canadiense The Musical Box está de nuevo de gira y tiene parada programada en Barcelona en la Sala Barts los días 22 y 23 de octubre.

El nuevo espectáculo que presentarán, es una retrospectiva que tomará como referencia los mejores años de la banda, sus mejores discos, con ellos Genesis firmó una de las páginas más brillantes y espectaculares de la historia del rock sinfónico.

El concierto que en principio durará más de dos horas repasará toda la discografía de la banda entre los años 1970 a 1977. El homenaje incluirá temas del Tresspas, Nursery Crime, Foxtrot, Selling England by the Pound, The Lamb Lies Down on Broadway, A Trick of the Trail y Wind & Wuthering.



The Musical Box se formó en Quebec, Canadá en el año 1993 cuando un grupo de músicos amantes del sonido de Genesis, decidieron unir esfuerzos para hacerles un homenaje lo más fidedigno posible. El nombre como es obvio lo tomaron del fabuloso tema del álbum Nursery Crime. Disco que fue precisamente al primero que le dedicaron un espectáculo, luego vendrían los dedicados al Foxtrot y Selling England by the Pound.

Con el paso de los años la banda se fue consolidando, a la vez que sus espectáculos eran cada vez más fieles a los conciertos originales motivo del tributo, llegando a unos niveles de ser unos clones de los originales. Creando réplicas exactas de todo: la escenografía, la estética de los músicos y la disposición de los instrumentos.

Durante el nuevo siglo The Musical Box ha continuado sumando nuevos conciertos a su programa. El The Black Show, compuesto de una mezcla del Foxtrot y el Selling England by the Pound. En 2008 presentaron la gira dedicada al A Trick of the Trail. En 2011 y 2012 pusieron en marcha el espectacular proyecto de homenaje al The Lamb Lies Down on Broadway. En 2013 y 2014 repitieron espectáculos con motivo de los 40 aniversario de discos ya representados anteriormente.

Ahora para este 2018 presentarán el ya mencionado A Genesis Extravaganza, una retrospectiva de los mejores años de Genesis.

Personalmente los he podido disfrutar en tres ocasiones y os puedo asegurar que merecen mucho la pena, altamente recomendable para todo amante de Genesis. Como mi amigo Xavier al que va dedicada este artículo.

Una muestra de las virtudes que acreditan estos chicos la tenemos en la interpretación del tema Cinema Show, con la introducción idéntica que ofrecía Peter en los conciertos.



domingo, 7 de octubre de 2018

Gong: Flying Teapot

Cierro la trilogía mágica de Gong con el disco que la inició, curiosidades de un blog un tanto anárquico.  Corría el año 1973 y la banda pasaba por unos momentos de bastante estabilidad, Deavid Allen estaba en un momento de gran lucidez creativa, con las ideas muy claras a mí entender, sobre el rumbo que quería tomar.

La propuesta de rock psicodélicoexperimental y espacial estaba totalmente consolidada en el ideario de Gong, y su imaginación desbordante sumada a la dulce locura que empapaba a toda la banda, estaba dando unos frutos muy apetecibles.





Así pues, con esta tetera voladora empieza esta maravillosa trilogía conocida como Radio Gnomo Invisible, después vendrían Angels Egg y You a los que ya dediqué su correspondiente entrada semanas atrás.

La banda estaba formada por Allen como vocalista y guitarra, ChistianTritsch que también se encargó de las guitarras, Didier Malherbe a los saxos y flauta, Gill Smyth a las voces, Laurie Allan a la batería, Steve Hillage a las guitarras, Francis Moze al bajo y teclados, Tim Blake a los teclados y voces y Rachid Houari a las percusiones.

Es hora de liberar la mente y subirnos a bordo de este singular objeto volador que nos transportará a inmensas llanuras de placer musical, todo y todos cabemos dentro de el, solo es necesario dejar volar la imaginación.

Para conseguir nuestro propósito os propongo el tema que da nombre al álbum Flying Teapot, donde hallaremos concentradas todas las virtudes de la esencia de los Gong de esta primera etapa.