Translate

domingo, 16 de julio de 2017

Estreno en la Nostromo: Kotebel

Hace tiempo que quería meterme en la música de esta gran banda, es una de esas cuentas pendientes que suelo tener y creo que ha llegado el momento de ponerle remedio. Hoy os presento y a la vez me la autopresento a Kotebel.



Cuando uno se inicia en una formación siempre se plantea la misma duda: ¿Por dónde empiezo? o quizá mejor dicho, ¿Por qué disco? La respuesta es siempre la misma, al menos en mi caso, me informó sobre cuales son los álbumes mejor valorados en general. En el caso de Kotebel he hallado dos discos que me han llamado poderosamente la atención: Omphalos del año 2006 y Ouroboros del 2009.

De entrada he decidido empezar por Ouroboros, un trabajo que después de unas primeras audiciones me está pareciendo extraordinario. Definir la música, los sonidos, los ritmos, etc., nunca es fácil, eso sin contar que explicar las sensaciones y emociones que despierta en nosotros, aún puede resultar más difícil.

Ouroboros nos ofrece un sonido compacto, los temas son todos instrumentales, llenos de fuerza y garra, repletos de teclados envolventes y atmósferas densas, que muy a menudo toman todo el protagonismo. Siempre bien sostenidos por una base rítmica poderosa y sincrónica que pone cada toque en su lugar preciso y una guitarra que también sabe estar a la altura de la alta calidad de las composiciones.

En definitiva, estamos ante un gran ensayo de rock progresivo con mayúsculas, de esas nuevas producciones que a la vez te dejan un recuerdo añejo y aromas a viejas bandas. En mi caso me evocan a sonidos crimsonianos y en ocasiones al piano de Emerson.

Pero como siempre digo, lo mejor es dejar que la música nos ilustre y nos indique el camino, después cada uno ya sacará sus propias conclusiones. Os dejo con el tema del mismo nombre del disco, Ouroboros.


martes, 11 de julio de 2017

Estreno en la Nostromo: Family

Una nueva banda se suma al catálogo musical del blog: Family. Una formación plenamente ubicada entre el cambio de década de los 60 a los 70, se fundó en el año 1967 y su último trabajo es del año 1973. Con una notable producción discográfica en relación con los pocos años de vida, pues publicaron 7 álbumes de estudio.



La música de Family abarca un amplio espectro sonoro, que va desde la primera psicodelia hasta el rock-blues con toques folks, hasta acercarse al rock progresivo. Sus trabajos más laureados y populares entre el público fueron el primero, Music in a Doll's House editado en el año 1968 y el segundo del año siguiente Family Entertainment.

La banda sufrió algunos cambios de miembros en su formación, pero a pesar de esa cierta inestabilidad continuó publicando discos con regularidad Sus siguientes producciones quizá no alcanzaran la popularidad de las primeras, pero sí que se mantuvieron entre las mejores de su época.

Los músicos estables de Family fueron Roger Chapman como cantante, John Whitney como guitarrista y Rob Townsend a la batería. Pero por el grupo pasaron otros grandes instrumentistas como el bajista Rick Grech, que dejó Family para unirse al proyecto de Eric Clapton, Steve Winwood y Ginger Baker, Blind Faith.

También dejó su granito de arena en la banda un viejo conocido nuestro, íntimamente ligado a algunas de las formaciones del rock progresivo más laureadas, el bajista y vocalista John Wetton.
John fue miembro de Family en los discos Fearless del año 1971 y Bandstand del año 1972.

Para la presentación entre nosotros de Family os pongo su tema Voyage del primer disco de la banda.




miércoles, 5 de julio de 2017

Inicios: Kansas

Otro gran disco inicial a la altura de los mejores es en mi opinión el primero de Kansas, publicado con el mismo nombre de la banda en el año 1974.



Un trabajo muy sólido y con un sonido brillante. La formación tenía las ideas muy claras y sabía dónde dirigir todo su potencial compositivo. En todos los temas que componen el álbum se puede apreciar el espíritu que Kansas pone en todas sus canciones, si bien yo también noto una cierta influencia del rock sinfónico europeo, que por aquellos años estaba en su máximo apogeo.

En el estreno discográfico de Kansas la banda ya cuenta con todos los miembros de su formación más clásica y estable. La formada por Steve Walsh a los teclados y voz solista, Phil Ehart a la batería, Rich Willians a las guitarras, Robby Steinhardt al violín y voz solista, Dave Hope al bajo y Kerry Livgren a las guitarras y teclados.

En definitiva, estamos ante otro gran álbum con el que la banda inició una interesante carrera que le llevó con mucha regularidad hasta finales de los año 80. Tuvieron su punto álgido en los años 70, y como muchas de las formaciones contemporáneas, en los años 80 entraron en una etapa más mediocre. En los años 90 Kansas estuvo casi desaparecida, aunque con cierta actividad. Ha sido recientemente, justo el pasado 2016, cuando el grupo casi 16 años después ha vuelto a la actualidad del rock progresivo con un nuevo disco, del que hablaremos en próximas entregas.

De momento nos quedamos con la fabulosa puesta de largo de la banda en el ya lejano 1974 y justo con el tema que abre el disco, Can i Tell You.



domingo, 2 de julio de 2017

La primera de julio con Airbag

Por segunda vez nos visita esta banda noruega, todo un placer tenerlos de nuevo por la Nostromo. Se trata del grupo formada a principios del nuevo siglo con el nombre de Airbag. Hasta el momento tienen cuatro discos publicados y poco a poco van fidelizando a un amplio sector de seguidores del rock progresivo.



Su música se puede clasificar dentro de la etiqueta del neoprog, tomando muchas influencias de las bandas clásicas de los 70, en particular de Pink Floyd, sobre todo en el tratamiento atmosférico de los teclados y el particular estilo del guitarrista.

Su álbum de debut, titulado Identyse publicó en el año 2009 y tuvo una buena acogida. Un buen trabajo que ya nos dejó grandes muestras de por donde iría el camino de la banda: rock sinfónico de corte muy melódico, con buenas dosis de guitarras, mucha presencia de teclados, una sección rítmica que sirve de sostén y unas voces que encajan a la perfección con el estilo de la banda.

Su siguiente disco se editó en el año 2011 bajo el nombre de All Rights RemovedEn él siguen la senda del anterior, fieles a su estilo y a su manera de entender la música. Temas basados en armónicos pasajes melódicos, unas voces sencillas y dulces que nos trasladan a un mundo de paz y tranquilidad.

Sus últimos trabajos datan de los años 2013 y 2016, con los títulos de The Greatest Show on Earth y Disconnected respectivmente. En este caso los conozco poco, pero por lo que he leído siguen con los mismos esquemas compositivos.

Hoy vamos a conocer un tema de su segundo trabajo del año 2011, justo la composición que da nombre al disco All Rights Removed.




miércoles, 28 de junio de 2017

Acabando junio con Steven Wilson

Enfilamos el final de junio y echando la vista atrás para ver la evolución del blog en estos años de vida, podemos apreciar como hemos crecido en cantidad y variedad de estilos, aunque siempre con el denominador común del rock.



Hasta ahora ha sido el rock de los 70 el auténtico protagonista entre los músicos invitados a la nave, a estas alturas ya no es un secreto para ningún seguidor/del blog cual es mi etapa preferida en el aspecto musical. Pero con el tiempo y la edad he ido comprobando que en los 80 y los 90 también se hizo buen rock progresivo, fueron unos años de cambios, evoluciones, nacimientos, desapariciones y de idas  y venidas de los grandes referentes del mundo del progrock, pero el espectáculo debía de continuar y por supuesto que continuó.

Hoy nos vamos a situar una vez más en momentos más cercanos a los actuales, vamos a fijarnos en el rock progresivo del siglo XXI, y una de las personalidades más interesantes del panorama actual: Steven Wilson.

El reto se presenta interesante, ya que por mi parte estoy descubriendo composiciones muy interesantes de factura muy reciente, cosa que aún me reafirma más en la idea de que el rock progresivo no desaparecerá nunca. Una vez, hace ya un montón de años lo dí por muerto y enterrado y fue un gran error por mi parte sin duda, pero eran otros tiempos y la comunicación no fluía como ahora.

Ha llegado el momento de corregir esos "pecados" de juventud y poner al progresivo en el lugar que le corresponde, para empezar tomaremos un ejemplo bastante reciente, del año 2013. Del citado Wilson y de su trabajo The Raven That Refused To Sing (And Other Stories) os propongo el tema Dive Home, acompañado además de un precioso video.


sábado, 24 de junio de 2017

Mis discos 10: The Six Wives of Henry VIII (Rick Wakeman)

Otro de mis músicos de cabecera a lo largo de mí dilatada carrera de aficionado a la música es Rick Wakeman, conocido sobre todo como teclista del grupo Yes en varias etapas, quizá las más clásicas de la banda.

Rick, aparte de otras historias y colaboraciones, tiene una extensa carrera como solista, eso si un tanto irregular en muchas fases de la misma. No obstante, el inicio de su andadura en solitario fue espectacular y ese primer disco del año 1973, al que hoy dedico la entrada, ha sido uno de esos vinilos que me ha acompañado a lo largo de todos estos años.



La temática del álbum es fácil de entender, 6 piezas inspiradas en cada una de las esposas del Rey Enrique VIII. Como el mismo Wakeman lo describía, son las sensaciones que esas 6 mujeres le transmitían plasmadas en notas musicales. Unas mujeres singulares, reinas al fin y al cabo, algunas de ellas con finales trágicos, casadas con un monarca con una personalidad tan marcada, que le llevaría a romper con la Santa Iglesia de Roma, creando la suya propia de la que él era el poder supremo: la Iglesia Anglicana.

Para este disco Rick invita a un nutrido grupo de músicos entre los que encontramos algunos de sus compañeros de Yes: Howe, Squire, Bruford y White. Además de otros de reconocido prestigio como el guitarrista Mike Egan, los bajistas Dave Winter y Les Hurdle o los percusionistas Ray Cooper y Barry de Sousa.

En definitiva, un trabajo que yo situaría sin dudarlo entre los grandes álbumes del rock sinfónico de todos los tiempos, y para reforzar mi tesis os dejo con el corte 2 del disco dedicado a Anne of Claves.
Un tema muy dinámico y brillante, con una sección rítmica excelente, pero con un protagonismo principal en los teclados, como es de esperar.


miércoles, 21 de junio de 2017

Klaus Schulze 1

La nave comercial Nostromo en su viaje por las más lejanas galaxias del universo musical, sigue descubriendo nuevas sonoridades que enriquecen, y de que manera, nuestro casi infinito fondo de armario.

Hoy os presento y a la vez me presento, un músico genial del cual ya me hablaron en su momento mis queridos amigos de Sinfomusic: Klaus Schulze.

Klaus es un compositor e interprete alemán relacionado, al menos en principio, con el movimiento musical autóctono de aquel país conocido como Krautrock, llegando a formar parte de bandas tan míticas como Tangerine Dream o Ash Ra Tempel.


Con el tiempo su concepto artístico y creativo evolucionó hacia la música electrónica, labrándose una interesante carrera en solitario, en la que encontramos algunos discos que son auténticas obras maestras del género, como Timewind del año 1975, Moondawn del 1976, Mirage del 1977 o X del 1978, por citar algunos de los más relevantes.

Su producción discográfica es inmensa y se compone de más de 50 álbumes editados entre principios de los 70 y la actualidad. Aparte de un montón de colaboraciones con otros músicos y bandas, lo que lo convierten en uno de los artistas alemanes con más proyección internacional.

Los temas son extensos y están repletos de capas de teclados atmosféricos, secuenciadores, sintetizadores, órganos, pianos, etc. En definitiva, todo un arsenal de instrumentos de teclado y otros artefactos electrónicos puestos al servicio de una música envolvente y cósmica, muy apta para viajes interestelares, de los que se hacen sentados en nuestra butaca preferida, y en mi caso mejor totalmente a oscuras.

Nos ponemos en antecedentes y escuchamos una pequeña muestra para comprobar todo lo expuesto en los párrafos anteriores. En este caso os pongo uno de los temas cortos, Windy Times, que aparece en la reedición del año 2006 del álbum Timewind como pista extra.